Qué le diría a mi yo de del pasado

Cuando abrí mi primer blog lo hice para tratar temas de moda pero poco a poco, escribir se volvió en una terapia para mí. Cuando tengo explosiones de creatividad y un largo texto para compartir, lo hago desde el blog o instagram, y es cuando publico posts de belleza, moda, etc. Y cuando tengo un mar de emociones atoradas en el pecho, escribo en mi diario.

Es curioso como este blog de moda y lifestyle se ha ido convirtiendo en un espacio para compartir mis reflexiones y aprendizajes. Creo que eso demuestra mi cambio interior, pues no cabe duda que hoy no soy la misma persona de hace 5 años.

Cada vez que pienso en la Ana Belén de 25 o 28 años, se me vienen a la cabeza miles de cosas que quisiera decirle. Tengo tantos consejos, palabras de apoyo y abrazos para darle, que pensé que debía hacerlo de la forma más generosa y bondadosa que conozco, escribiendo en mi blog.

Esta Ana Belén tiene 25 años y estaba disfrutando sus últimos días en Madrid. Por dentro estaba triste de regresar a Ecuador después de un año de estudios en Madrid. Esta Ana Belén ni siquiera se imaginaba que un día regresaría a España, y esta vez para vivir.

Qué le diría a mi yo del pasado

Sé auténtica. No intentes encajar ni esperes la aprobación externa porque de esa forma sólo vivirás la vida de otros. La única forma de vivir la vida a tu manera, es saliéndote de la masa y haciendo caso a los deseos de tu alma.

Cree en ti. Cree en tu talento y capacidades. Expresa tu creatividad auténticamente, sin expectativas, sin esperar que le guste a alguien porque de esa forma solo seguirás alimentando tus inseguridades. No esperes a recibir algo a cambio, crea solo por el placer de vivir tu creatividad.

Esta Ana Belén de 25 años estaba contenta de estar viviendo en España. Le quedaba aún dos semanas en la ciudad antes de regresarse a Ecuador.

Ábrete y permite a tu alma expresarse. Fluye con tu energía y haz lo que sientas: baila, canta, escribe, toma fotos, modela, maquíllate, vístete o desnúdate. Escucha a tu cuerpo y haz lo que sientas.

Confía en tu intuición porque es tu alma guiándote por el camino correcto. Tienes un saber ancestral dentro de ti, esperando a que estés dispuesta a escucharlo.

Eres suficiente. Antes de encarnar esta realidad elegiste este cuerpo, estos padres, este entorno, estos deseos y estas dificultades porque sabías que todo ello te daría las herramientas necesarias para tu evolución. No necesitas ser más guapa, ni más flaca, ni más fashion, ni más graciosa, ni más rica para alcanzar lo que deseas. Los deseos que vienen de tu corazón (no del ego) son puros y el universo los ha sembrado dentro de ti porque tienes todo lo necesario para cumplirlos.

Esta Ana Belén tiene 27 años y estaba viviendo una versión que no es 100% fiel a ella misma, pero ese mismo año empezará su despertar y conocerá gente maravillosa que le ayudará en su crecimiento personal.

Sé más compasiva contigo misma. No seas tan dura contigo misma. No te juzgues. Estás haciéndolo bien. Haces lo mejor que puedes. Sé más paciente y amorosa contigo y tus procesos. No te compares porque cada persona tiene su recorrido.

Eres fuerte y valiente. Veo todas las caídas que has tenido, algunas de ellas muy duras, y eres tan fuerte que no solamente te has levantado de nuevo, sino que te has dado permiso para volver a soñar y creer. Eres valiente porque poco a poco has ido saliendo de tu zona de confort y has decidido enfrentar tus miedos para alcanzar tus deseos.

Esta Ana Belén tiene 28 años. Estaba en New York, un viaje que siempre había soñado. Está sonriendo pero por dentro estaba rota.
Estaba en la etapa terminal de una relación de 10 años, de hecho, la relación se terminó a la semana de regresar de viaje.
Esta versión de mí no era consciente de la fuerza y valentía que tiene dentro.

Todo sucede como está previsto. Confía en la vida y fluye con ella. No te apegues a las personas, creencias, cosas ni ideologías. No asumas ni des nada por sentado. No te pre-ocupes, ¡vive el presente! Lo que se va de tu vida es para abrir espacio a algo mejor, y solo podrás recibir los regalos y milagros del universo si tienes las manos abiertas. Dejar ir es también dejar llegar.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver
Privacidad